[cmsmasters_row data_width=”boxed” data_top_style=”default” data_bot_style=”default” data_color=”default” data_padding_top=”0″ data_padding_bottom=”0″][cmsmasters_column data_width=”1/2″][cmsmasters_image align=”center” animation_delay=”0″]14103|http://www.innopolitica.com/wp-content/uploads/2018/06/Amaury-Mogollón-250×250.jpg|full[/cmsmasters_image][cmsmasters_divider width=”long” height=”1″ position=”center” margin_top=”50″ margin_bottom=”50″ animation_delay=”0″][cmsmasters_text animation_delay=”0″]

Por: Amaury Mogollón

[/cmsmasters_text][cmsmasters_text]

 

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][cmsmasters_column data_width=”1/2″][cmsmasters_text animation_delay=”0″]

Los conocidos millennials, son una cohorte generacional nacida entre las dos últimas décadas del siglo XX. Los primeros hacia los años ochenta y los últimos hacia el inicio del milenio: de ahí su nombre. Una generación que ha fascinado a los estudiosos, que desde las ciencias sociales han intentado caracterizarles. Los millennials más jóvenes, podrían rondar hoy los 18 años, y los más viejos, rondarán los 36 años. Por lo tanto, las caracterizaciones que se harán aquí serán muy generales, pues sus rangos de edad abarcan particularidades incluso entre ellos.

Fueron definidos como “nativos digitales” por Marc Prensky hacia el año 2001, y esa caracterización ha rondado toda la literatura que existe sobre ellos, pues las magníficas transformaciones tecnológicas que experimentó el mundo en el inicio del siglo XXI (ya cuando los millennials rondaban su adolescencia) fueron extraordinarias, pero no solo eso, sino que fueron incorporadas en sus vidas cotidianas. Así, la democratización de internet, el advenimiento de las redes sociales y la puesta en marcha en la adquisición de bienes y servicios, pasaron poco a poco a puntear en las preferencias de buena parte de la población, incluida por supuesto, la generación millennial.

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row][cmsmasters_row data_width=”boxed” data_top_style=”default” data_bot_style=”default” data_color=”default” data_padding_top=”0″ data_padding_bottom=”0″][cmsmasters_column data_width=”1/1″][cmsmasters_text animation_delay=”0″]

En ese sentido, las Nuevas Tecnologías de la Comunicación e Información, abrieron un compás de posibilidades para este segmento poblacional. Así, los jóvenes de esta generación fueron haciéndose cada vez más asiduos de las tecnologías, y sus medios para acceder a ellas: un teléfono inteligente, una Tablet y el acceso a internet de banda ancha, los convirtieron en la famosa frase de Prensky: “nativos digitales”. Sin embargo, son hijos de otras generaciones: la generación de la televisión, de la prensa y la radio o de la máquina de escribir y del teléfono. Tampoco abandonaron su uso. Ellos son una mezcla de lo analógico con lo digital y ello los hace muy polifacéticos. A diferencia de los centennials, caracterizados por una preponderancia mucho más significativa en el uso de las tecnologías y por una suerte de yoísmo que no está tan marcado en los millennials. Los centennials despuntan como la generación demográfica más joven pues los mayores, rondarán los 15 a 16 años y su vida está dominada plenamente por un uso más común de las redes sociales y de internet, abandonando casi por completo, un libro impreso, un periódico y un televisor: lo suyo es la televisión digital, Netflix y lógicamente Youtube, aunado a Spotify e Instagram.

¿Cómo ve el mundo un millennial?

Las transformaciones que ha sufrido el mundo en todos los ámbitos, los condicionan sin lugar a duda, y de ello no escapan temas como su visión del poder, de la política y de la participación para propiciar cambios, pues otra de las características de la generación millennial radica en su altruismo. No ven el mundo como sus padres, que ansiaron conseguir un empleo de ocho horas para, luego de unos años, alcanzar un retiro y disfrutar de él. Los millennials ven el mundo distinto. Añoran viajar y valoran un empleo sin cargas horarias que limiten su creatividad. Quieren crear y participar, son emprendedores, un ejemplo notorio de ello, son los jóvenes creadores de Facebook. Pero, además, son partícipes y creadores de Organizaciones no Gubernamentales en pro de causas positivas para la humanidad y sus medios, siguen siendo internet, un móvil inteligente y una laptop.

Hacen activismo, forman parte de partidos políticos y tienen cierta aversión por la forma, -según ellos-, tradicional de relaciones políticas. Y eso la política no lo ha entendido del todo. Un líder político entiende que debe hacer uso de redes sociales para conquistar un nicho electoral cautivo en ese mundo. Sin embargo, no entiende que eso per se no basta. El líder político debe cautivar con un mensaje, con una propuesta en los mismos términos (y medios) que ese nicho cautivo espera de él, algunos lo han entendido, pero la mayoría no.

¿Y los millennials en Colombia?

Los millennials se parecen mucho. Los de Europa, América del Norte, Asia y, por supuesto los de Latinoamérica. Con ello no se dice que son iguales. Pero comparten entre otras cosas, todas las características antes expuestas. Así, el millennial colombiano, tiene una afición por el tema digital: su consumo, -tanto de noticias, como de bienes y servicios, entretenimiento, ocio, diligencias, activismo y participación ciudadana-, se hace mayoritariamente a través de las tecnologías, sin abandonar por completo la tradición analógica.

La firma Acción Polítik realizó dos estudios en 2017, (uno en mayo y otro en agosto) con jóvenes millennials colombianos y los resultados fueron asombrosos. El estudio se llevó a cabo en las cinco principales ciudades del país: Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga y Cali. Se ahondó sobre lo que piensan los jóvenes colombianos de la conducción del país, de sus liderazgos y de los principales problemas que atraviesa la nación, y sobre su disposición a participar en comicios electorales. Los resultados fueron muy aleccionadores porque, en primer lugar, develan que ni son apolíticos ni desinteresados en los problemas que aquejan al país (y a ellos mismos) y en segundo, que están dispuestos a participar en las elecciones presidenciales de 2018. En el mes de mayo de 2017, un 69,3% de los jóvenes dijo estar dispuesto a votar en unas elecciones presidenciales, y en agosto ese porcentaje aumentó a un 70,9%. Con lo cual, la capacidad de razonamiento para dirimir los principales problemas de Colombia está a juicio de sus jóvenes, en el voto. Sí ven el panorama complicado, pues para agosto cerca del 72% consideraron que las cosas, iban mal en Colombia. Adicionalmente, no se sienten seducidos por ningún partido político, ni alianza partidista, ni candidato, lo cual genera una potente lección para los liderazgos que pretenden medirse tanto en las elecciones al Congreso en marzo, como en las presidenciales. El liderazgo debe, sin lugar a duda, trabajar en mecanismos que encaucen ese potencial joven, por una propuesta que coadyuve en la resolución de los problemas de Colombia.  

Amaury Mogollón. Venezuela.

@amaury2206

Consultor Especializado en Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Director General de la Consultora Especializada Acción Polítik.

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row]